13 de febrero de 2015

Lawrence Ferlinghetti / El Cántico de Jack Kerouac





El Cántico de  Jack Kerouac

1

Lejos del mar del mar
                             de los pescadores de Breton
        las nubes blancas desplazándose
                                        sobre Lowell
y  los abedules blancos
los  abedules blancos y desnudos
a lo largo de los borrosos caminos de la noche
                                pasando como el rayo en la oscuridad
(donde una vez él condujo
                              en la antigua Plymouth de Papá)
y  la cara blanca del abedul
                                     de una virgen de Merrimac
sombreada por  la luz de la calle
                      por las misteriosas  aguas del Merrimac
-una hoja vuela
                 sobre el viento del mar
fuera de Brittany
                 hacia océanos infinitos


2

Hay un jardín en la memoria de América
Hay un pájaro nocturno en su memoria
Hay un andante cantábile
en un jardín en la memoria
de América
en un jardín secreto
en un lugar vedado
una canción una melodía
un canto nocturno resonando
en la memoria de América
en el sonido de un pájaro nocturno
del otro lado de una ventana de Lowell
en el grito de los niños
en los patios de los inquilinos a la noche
en el profundo sonido
de una mujer murmurando
una mujer cantando una melodía entrecortada
en una habitación de ventanas cerradas
en una vieja casa de madera
en Lowell
al tiempo que el mundo se desmorona
                                                por los truenos
como un camión maderero perdido
                        en  una pendiente empinada
                 en la América de Kerouac
la mujer se sienta callada ahora
                                  meciéndose hacia atrás
hacia el Whistler’s Mother  en Lowell
                     y todas las rigurosas y viejas
                                         madres canadienses
                        como la abuela de Jack
ellas continúan meciéndose

              Y quizás, hasta en las noches de tormenta se muestren
              como la imagen persistente de un fantasma
                               sobre pantallas de tv silenciosas
una parpadeante imagen persistente
                               que no se irá
   en la calle Moody
       en la calle Beaulieu
             en “dirtstreet Sarah Avenue”
en Pawtucketville
   Y en la Iglesia de St. Jean Baptiste


3

Y el Old Worthen Bar
                   en Lowell Mass. a medianoche
en el mil novecientos ochenta y siete de ahora
juerguistas Kerouaquenses
                    llenan los puestos de madera
       antiguos de tantas iniciales talladas
                   de un millón de peleas de borrachos
                           la influencia del
                                     Forastero  Misterioso
           sobre cada banco de madera
donde los pares de Kerouac  leñador
amagaban sus desafíos
                      de estiércol y muerte
Ah la madera quebrada  y los abanicos en el techo  aún girando
    (ondulaciones al tirar de la cuerda
                                              del aliento del Buda)
aún perdidos en  las” vastas
                                              tragedias de la oscuridad” de  Lowell
                           con Jack


 4

Y el comedor de las Cuatro Hermanas
         también conocido como “El Búho”
domingo por la mañana ahora
                          marzo del ochenta y siete
o cualquier año de ofertas de domingo
huevos revueltos y jamón cortado
los brillantes puestos repletos de familias
           griegos de  Lowell  y franceses de Gaspé
                    Joual patois y Argos argot
los esclavos Espartanos escaparon
                      al Nuevo Mundo
aquí  se encarnaron
                 en el torrente de sangre del
                 American Sunday morning
y  en “Ti-Jean” Jack Kerouac
         que viene sonriendo con
               su desastrosa gorra de beisbol
     hambrienta  de misa
                      en esta Iglesia de Todos los Santos Hambrientos
   guarida de los Búhos trasnochados
                                          bendiciendo cada puesto….


 5

Ah el Sonriente Silencioso
    el único
               con la camisa leñadora
    y la gorra de aletas levantadas
             soplando sus manos en invierno
        como para encender una llama
el Forastero Misterioso  lo conocía
    como Ti-Jean el sonriente
                    recitando poemas al pasar por  los  edificios de ladrillos rojos
derribados por la corriente del río
                                       (Oh poderoso Merrimac
                                                 “estruendoso silenciador”)
               donde una vez una medianoche
       el joven Ti- Jean bailó con Mémère
                    bajo la ahogada luz de la luna
y rodaron sobre el césped
    su madre y amante
            sólo uno con Buda
                        en sus brazos


6

Y luego Ti-Jean Jack con la lengua Joual
vestido como un defensa Americano en camisa a cuadros
           cruzando y recruzando América
                                    en autos veloces
la sombra de un Dr Sax oscureciéndose
    como una sombra misteriosa  sobre un paisaje
canción de la carretera cantada borracho
              con Whitman y Jack London y Thomas Wolfe
     todavía resonando a través de
                          una América del mil novecientos treinta
                          una América del mil novecientos cuarenta
                          una América que partió hace mucho
excepto en las destartaladas viejas y polvorientas
                             estaciones Greyhound de colectivos
                  en pequeños y perdidos pueblos
la visión de Ti-Jean de América
          desde la ventanilla de un auto en marcha
la misma desolada  y arrebatada
                                    visión de Wolfe
captada desde un coche tren mucho tiempo atrás
(“Y así él vio la primera tierra oscura”)
Y entonces Jack
          en un  bar de ángel de medianoche
en algún lugar al  oeste de Norteamérica
donde una virgen borracha
            (sombras de una de ellas en una esquina de Merrimac)
le hace un gesto con sus ojos
                                       un gesto azul
               y Ti-Jean le contesta
                                           sólo con sus ojos
y la noche cae sobre ellos
       y la luz cae sobre ellos
            haciendo el amor en un estacionamiento


7

En la oscuridad de su noche campesina
   en la luz de las iluminadas
                             estaciones de la Cruz
                y la gruta  iluminada
                            camino abajo  detrás de  la Casa Funeraria
                                               por el rugido del rio
donde ahora Ti-Jean solo
                 (volvió a Lowell
                   en otro intento
                                 Wolfiano  fracasado
                                  de Volver a Casa Una Vez Más)
a  tientas entre las Doce Estaciones de la Cruz
       recitando en voz alta las inscripciones en francés
                     con su acento Joual
      que hace al Cristo francés de yeso
                                                 reir y llorar
               al alzar Su enorme Cruz
                             hacia el Monte Eterno
Y una lágrima muy real cae
                                   en la gruta
                            del rostro
                                        de la Virgen drogada


8

          Luz sobre luz
la Montaña
               permanece quieta


9

Manos sobre oídos
él se escabulle
        con la Campana….
                                     

Lawrence Ferlinghetti (Yonkers, Nueva York, 1919), These Are My Rivers: New and Selected Poems, New Directions Publishing Corporation, Nueva York, 1993
Versión de Marina Kohon

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=2826493871469319904#postandcommentsettings