22 de abril de 2015

IR DEJANDO EN JIRONES LA PIEL
EN EL AMOR

Qué difícil escalar las interrogantes,
ir dejando en jirones la piel en el amor,
sentirte cada día más sola y arrinconada
mientras el mundo se va volviendo como un embudo,
con un solo camino recto y sin torceduras
y vas caminando a empellones,
sentándote a llorar en las piedras,
alimentándote de hierbas
o amaneciendo a veces bajo un sol esplendoroso
con nubes regordetas que te hacen sonreír sin amargura,
como un niño.

Quiero la mano que me empuje hacia adelante
porque esta confusión me vuela de un lado a otro,
me ennegrece y está poniendo arrugas en mi frente.
Ya no soy más la que reía ante la tristeza,
la que la ahuyentaba con el palmotear de la mano.
Ahora la tristeza ha hecho nido,
se ha venido a posar entre mis ramas
y estoy como un sauce llorón,
tendida y doblada,
acariciando apenas
la tierra
con mis lágrimas.

GIOCONDA BELLI
Nicaragua, 1948

De “Ojo de la mujer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=2826493871469319904#postandcommentsettings